León celebró ayer el concurso de cortadores de piezas porcinas

Ocho expertos cortadores de jamón procedentes de Cádiz, Murcia, La Coruña, Cáceres, Sevilla, Albacete, Madrid, y Filipinas participaron ayer en la segunda edición del concurso nacional de cortadores de jamón, que se celebró entre las seis y las nueva de la noche en la Plaza Mayor de León. Esta competición ha sido calificada por el concejal Pedro Llamas como «un referente nacional para los profesionales cortadores de jamón».

Su promotor, Agustín Risueño destaca la importancia de este concurso que reconoce, entre otros aspectos, la vestimenta, el grosor de la loncha y la presentación del plato. Una de las características esenciales de este concurso es su talante solidario. Y es que parte del dinero recaudado con la venta del jamón cortado por los especialistas a concurso se destinará a la Fundación CRIS que investiga una cura al cáncer infantil.

Agustín Risueño nació en Ciudad Rodrigo (Salamanca) pero se considera leonés de corazón, ya que lleva un cuarto de siglo ya en la provincia. Ligado desde siempre al mundo del cerdo ibérico, su padre gestionaba dehesas. «En mi casa siempre hubo jamones por lo que empecé a tener curiosidad por el jamón bien cortado», ha recordado en alguna ocasión. «Después de todo el trabajo y el tiempo que se requiere para obtener una buena pieza ibérica, no soporto que alguien llegue y lo destroce».

El jurado decidió que los cortadores más diestros fueron José Antonio Martínez, de Murcia, Óscar Escoriza, de Albacete, y Pedro Mora, procedente de Cádiz. Además, este último también resultó ganador del premio creativo del certamen.

 

Diario de León